ACU - Asociación para la conservación del Urogallo

Seleccione un idioma:
Buscar en la web

Está usted en: Inicio > La Comisión Europea visitó Redes para conocer el programa de cría de urogallos

Sábado, 02 de Julio de 2022 | 12:49 horas

Noticias

Últimas noticias

Evitar que los urogallos cantábricos crucen las puertas de la extinción
Publicada el 19/02/2017

El Mundo 12/02/2017 ALFREDO MERINO    El urogallo es una galliforme silvestre, emparentada con faisanes, pavos, perdices, gallos y otras aves terrestres. Aunque no de manera definitiva, los...
› Leer noticia completa
UNA FÁBULA DE ROCK & ROLL y juego TRAS EL UROGALLO CANTÁBRICO
Publicada el 06/11/2016

Freddy Saldaña comparte dos creaciones suyas sobre el urogallo cantábrico. Se trata de una fábula de rock & roll titulada ¡Si otro gallo nos cantara!, y también un juego titulado "Tras el...
› Leer noticia completa

Colabora

Logo de la ACU

Colabora con nosotros para poder conservar el urogallo

Si tienes alguna duda, consulta o simplemente deseas ponerte en contacto con nosotros puedes utilizar el siguiente formulario.
› Rellenar el formulario

Imagen de la noticia La Comisión Europea visitó Redes para conocer el programa de cría de urogallos

La Comisión Europea visitó Redes para conocer el programa de cría de urogallos



El centro de reproducción en cautividad de Sobrescobio cuenta con un total de trece aves, tres machos y diez hembras


Fuente: La Nueva España 16/05/2015

 

Una representación de la Comisión Europea acudió al centro de cría del urogallo en Sobrescobio para conocer sobre el terreno las principales actuaciones que se realizan en el marco del proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico, que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente y que tiene como objetivo frenar el declive de la especie y contribuir a su conservación. El equipamiento cuenta actualmente con una comunidad reproductora de trece ejemplares y tiene, entre otros objetivos, criar ejemplares que son soltados en el monte para reforzar la especie.

Dorte Pardo, de la Unidad LIFE de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, estuvo acompañada en la visita por representantes de la Fundación Biodiversidad y los socios del proyecto. Pardo participó en un recorrido por la cordillera Cantábrica y por las instalaciones del centro de cría y reserva genética del urogallo cantábrico de Redes, dotado de servicios para la incubación, el nacimiento, la cría y reproducción de ejemplares, así como de un espacio para su aclimatación al medio exterior y un parque de suelta.

Las zonas de especial protección para la aves (Zepa) Picos de Europa, Omaña y Alto Sil, donde se han realizado desbroces selectivos de matorral y tratamientos de arbolado para incentivar el crecimiento de arándano y otros arbustos claves en la dieta del urogallo, fue otro de los destino de Pardo, que además recorrió la Zepa Picos de Europa. Allí visitó el parque de suelta donde se liberaron en octubre de 2014 tres hembras procedentes del centro de cría de Redes. Uno de esos ejemplares apareció sin vida en diciembre en el entorno del pantano de Riaño. Las dos hembras restantes murieron en febrero, una en León y otra en Cantabria. Este último ejemplar fue hallado muerto por depredación en un nido en una encina. Los responsables del programa destacaron la "valiosa información" recabada en los meses en los que las tres urogallinas estuvieron en libertad y manifestaron su intención de seguir con "la liberación continuada de ejemplares durante los próximos años para ayudar a consolidar núcleos de población estable" en la zona.

"El centro de cría cuenta en la actualidad con una comunidad reproductora de trece ejemplares, tres machos y diez hembras. Hay que esperar al mes de junio para ver las aves que nace este año y se pueden incluir en posibles sueltas", indicó Luis Robles, coordinador del programa LIFE+ Urogallo cantábrico.

La visita de Dorte Pardo concluyó en un recorrido por la Zepa Fuente del Narcea y del Ibias, donde se hizo un seguimiento de dos ejemplares radiomarcados. Las señales que emiten llegan a un receptor con el que los agentes consiguen localizar exactamente su ubicación.

Volver arriba